LA EXPERIENCIA DEL VOLUNTARIO

FOTO ROBERTO AXA

Son nuestro bien más preciado, pero ellos también aprenden. Éste es el testimonio de Roberto Ropero, voluntario en el programa de educación financiera, AXA de Todo Corazón. Después de haber realizado varios proyectos con Junior Achievement, Roberto ha querido compartir su experiencia con nosotros. Así lo ha vivido.

“Este será mi tercer o cuarto año como voluntario en esta iniciativa llamada “Emprender para alcanzar el éxito” de Junior Achievement, y digo tercer o cuarto año porque el tiempo es lo de menos.

Las dos sesiones se enmarcan en un programa de formación, que cuenta con el apoyo de un manual de formador con el que puedes desenvolverte con soltura delante de los “chavales”. Es una pena que no sean programas más largos, ¡hay tantas cosas que contar que cuesta sintetizar!

Lo curioso de la experiencia que hemos vivido  (y digo “hemos” porque no puedo olvidar a mi compañero), es que siempre estás innovando y buscando la manera de poder transmitir mejor, de dar las sesiones con el entusiasmo suficiente para estimular la curiosidad financiera de los estudiantes.  

En nuestro caso, nosotros nos preparamos las clases con antelación, contando con los tiempos y la manera de comunicar el mensaje principal. Es curioso volver a las aulas del lado del “profe”, los nervios iniciales… Algo que es normal, ya que no es la audiencia a la que estás acostumbrado. Sin embargo, pasados esos primeros segundos de titubeo, en seguida sale la sonrisa natural y puedes hablar del tema en cuestión.

Una cosa está clara, y es que no hemos tenido dos sesiones iguales. Cada alumno tiene un interés diferente e intentamos, en la medida de lo posible, adaptar la sesión al interés general de la clase. Lo importante es tener claro las dos ideas clave que quieres transmitir, el cómo lo hagas o con qué lo hagas depende de la habilidad de los formadores y del interés de los alumnos.

No siempre es fácil tratar con adolescentes de 15 años, no es como una sesión de trabajo. En el “cole” las normas son distintas. Estás en su territorio y tienes que hacerles ver que tú también estuviste ahí y que sabes cómo piensan, porque también pensaste lo mismo. No se trata de hacerse su “colega”, pero sí de empatizar con ellos. Tienes que ponerte en su lugar e intentar transmitir los mensajes en su lenguaje; es aquí donde te darás cuenta de si te has preparado la sesión o no. Desgraciadamente, en todas las aulas hay algún alumno que no tiene ninguna motivación, ni ganas de hacer nada u objetivos claros. Pero bueno, a esa edad… ¿Quién lo tenía claro? Hay que respetarlo e intentar seducir su interés de alguna manera, con preguntas directas o haciendo que te eche una mano.

Los últimos 10 minutos son fundamentales, ya que es el momento en el que intentamos impactar en ellos transmitiéndoles una serie de ideas clave.

Les decimos:

“Tenéis la edad perfecta para luchar por aquello que queréis hacer”

“No permitáis que nadie os diga que no podéis alcanzar vuestros objetivos”

“No permitáis que el tiempo se escape, aprovechadlo, disfrutadlo…”

“No todos los que estudian llegan lejos profesionalmente, pero por regla general todos los que llegan han estudiado”

Son el tipo de mensajes con los que solemos acabar las sesiones, que suelen cerrarse con un aplauso. Se trata de un aplauso que emociona, que hace que el círculo se cierre y salgas de allí pensando que merece la pena. Nunca sabrás si alguno de los que te han escuchado ha entendido realmente el trasfondo de las palabras, la profundidad de un mensaje que sólo se entiende en su inmensidad con el paso de los años. Pero si uno, solo uno de ellos, ha podido reflexionar, recapacitar, y dar a partir de ese momento un giro a su vida, los esfuerzos no habrán sido en baldeLas personas necesitamos sentirnos útiles, es un hecho inherente al ser humano, esa es la experiencia que te da el voluntariado, tener la sensación de estar haciendo algo útil por los demás. Hay una frase que todo voluntario suele decir y que suena a tópico: “yo aprendo de ellos”. Pues no es un tópico o un cliché, os confirmo por experiencia que es una realidad”.

Roberto Ropero, voluntario de AXA Seguros en Junior Achievement

http://axaseguroses.blogspot.com.es/2015/12/yovoluntario-emprender-para-alcanzar-el.html

Un pensamiento en “LA EXPERIENCIA DEL VOLUNTARIO

  1. Hola buenas, me han encantado tus comentarios, que por cierto comparto totalmente, sobre todo la frase final tipica -que no tópico- de todo voluntario, porque de verdad se aprende de ellos.
    Tengo la suerte de participar tambien en este programa desde que lo conocimos en AXA, y al margen de los conocimientos “técnicos”que tambien todos aprendemos, creo que sobre todo ayuda a ver como los jóvenes tienen más valores e intereses de lo que mucha gente cree; son agradecidos y si les tratas con respeto y tratas de empatizar, se vuelcan contigo.
    No es casualidad que todos los que participamos en estos programos pensemos lo mismo, ¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s