750 alumnos han participado en el programa “Habilidades para el Éxito” gracias a la implicación de 62 voluntarios de Zurich Seguros

 12 centros educativos de Madrid y Barcelona han participado en este proyecto que se ha desarrollado por tercer año consecutivo gracias a la colaboración de Zurich y Junior Achievement

 Con una participación superior a la de ediciones anteriores, Zurich Seguros y Junior Achievement vuelven a las aulas por tercer año consecutivo para impartir el programa “Habilidades para el Éxito”. Una iniciativa de la que se han beneficiado 750 alumnos de secundaria de 12 centros educativos de Madrid y Barcelona.

62 voluntarios se han involucrado en este proyecto donando su tiempo y experiencia a los más jóvenes, a quienes han explicado la importancia que tiene conocer sus habilidades e intereses a la hora de plantear su futuro profesional. Con ellos han desarrollado diferentes dinámicas como la simulación de una entrevista de trabajo o la elaboración de un curriculum vitae, además de impartir la píldora “Conozco los riesgos, decido mi camino”, especialmente diseñada para Zurich, en la que los alumnos aprenden la importancia que tiene una adecuada planificación a la hora de alcanzar sus metas profesionales. Actividades que se han desarrollado a través de la metodología de Junior Achievement “aprender haciendo” con la que los alumnos se convierten en los protagonistas, lo que hace más atractivo el aprendizaje. “Me esperaba las típicas clases aburridas, pero la verdad es que me ha gustado bastante, nos han enseñado muchas cosas nuevas, nos ha hecho pensar en nuestro futuro”,  indica uno de los alumnos participantes en esta edición y con quien coincide otro de los estudiantes: “Me he dado cuenta de cómo mejorar el curriculum vitae para que sea más atractivo y así conseguir más posibilidades de encontrar un trabajo que me guste. El programa me ha parecido interesante, especialmente las charlas sobre las entrevistas de trabajo”.

Un año más, los voluntarios han alcanzado, a través de su implicación y esfuerzo, el objetivo de apoyar y orientar a los alumnos de secundaria, que se encuentran en un momento decisivo en la toma de decisiones de cara a planificar su futuro profesional, acercándoles el mundo laboral real, tal y como explica Joaquín Moratilla, voluntario de Zurich: “La experiencia ha sido fantástica. La iniciativa y el objetivo me parecen fundamentales para potenciar la relación entre empresa-centro educativo. En mi opinión aporta mucho a los estudiantes que tienen la oportunidad de interactuar con profesionales desinteresados además de tomar conciencia profesional a futuro. Para nosotros es una manera de tener el pulso de las generaciones que vienen además de mejorar nuestras habilidades comunicativas. Recomendaría la experiencia sin dudarlo, y si tengo la oportunidad, muy probablemente repetiré el próximo año”.

A todos vosotros, que apostáis por la educación y orientación de los más jóvenes ¡gracias una vez más por vuestro compromiso e implicación! ¡Gracias por ayudarnos a hacerlo posible!

“Gracias por ayudarnos a crecer”, dicen los alumnos

Especial semana del voluntariado Junior Achievement

Antonio, Óscar y David, un equipo de voluntarios de HP Enterprise, hacen mella en los alumnos del IES Arnau Cadell en Sant Cugat

La misión de Junior Achievement es preparar e inspirar a los jóvenes para lograr sus objetivos en una economía global y, gracias a la labor de los voluntarios que colaboran en nuestros proyectos, logramos que ésta sea una realidad.

“Este programa nos ha hecho ser conscientes del futuro que nos espera”

Nos lo cuentan los alumnos de 4º de ESO del IES Arnau Cadell, que han participado en el programa de “Habilidades para el Éxito” y que han contado con la colaboración durante 7 sesiones de los voluntarios de HP Enterprise. “Como alumno noté que estábamos muy atentos (más que con los profesores) porque nos interesaba mucho lo que nos contaban”, reconocía uno de ellos. Los programas de Junior Achievement son impartidos por voluntarios de empresas, profesionales con una larga trayectoria laboral y una gran experiencia, pero también con la capacidad de conectar con las nuevas generaciones, de transmitirles de una manera amable y cercana conocimientos que de otra manera no aprenderían desde tan jóvenes. En este sentido, otro estudiante señalaba que “antes de las siete sesiones no sabía cómo hacer mi currículum, y ahora creo que sí que sé cómo hacerlo”. A lo que su compañero añade: “Yo quiero darles las gracias por ayudarnos a crecer y hacernos conscientes del futuro que nos espera”.

La voz de los voluntarios

Los artífices de las sesiones que tanto han inspirado a estos jóvenes son Óscar, David y Antonio, de la empresa HP Enterprise en Sant Cugat. Describen su experiencia con los términos “satisfacción”, “ilusión” y “energizante”.

FOTO HP ENTERPRISE

Cuando vieron la convocatoria no se lo pensaron y los tres se apuntaron para ejercer de “profes” durante las 7 sesiones del programa. Con vocación de coach, consideran indispensable fomentar en los jóvenes habilidades que no se aprenden a través de los tecnicismos teóricos, sino a través de las experiencias.

“En las escuelas y universidades falta una praxis más orientada a actitudes y motivación”. “No es solo un temario teórico, sino que como voluntario aplicas esta parte más profesional en un mundo en el que se desconoce”, afirma Óscar.

“Cualquier cosa que se pueda hacer para motivar a las personas y descubrir de lo que son capaces me apasiona”, nos dice Antonio.

No dudé en participar, nos dice David “… hace poco más de 10 años yo estaba sentado en una de esas sillas y hubiese valorado y agradecido enormemente que alguien me orientase, me ayudase a saber hacia dónde podía ir”.

Sin duda su aportación ha hecho mella en los alumnos. Gracias por su ayuda y la de todos los voluntarios de HP Enterprise que se han unido a nuestra misión.

“Esta juventud viene con las pilas cargadas y pisando fuerte para mejorar el mundo”

Especial semana del voluntariado Junior Achievement

Daniel Rupérez, de la empresa Pelayo, se estrena como voluntario de Junior Achievement

FOTO DANIEL RUPEREZ - PELAYO 1

Daniel Rupérez es uno de los cinco voluntarios de Pelayo que han colaborado durante este curso escolar con Junior Achievement en el desarrollo del programa “Habilidades para el Éxito”. Durante siete semanas ha acudido junto a sus compañeros de empresa para ejercer de “profe” con el mismo grupo de alumnos de 4º de ESO. Daniel ha colaborado de manera altruista en esta acción, sin esperar nada a cambio, aunque en realidad reconoce haber ganado mucho participando: “una experiencia y un reto para recordar siempre”.

“Es muy gratificante sentir que nuestra experiencia profesional ha sido realmente útil para chic@s que están muy cerca de tener sus primeros contactos con el mundo laboral.  Fomentar la reflexión sobre su futuro, facilitarles herramientas que les pueden ayudar a ser mejores profesionales, poder resolver las múltiples dudas y preguntas que les van surgiendo y ver cómo están expectantes mientras les estás abriendo las puertas de nuestro mundo, me ha generado una tremenda satisfacción personal”, afirma.

En el programa educativo de “Habilidades para el Éxito” los voluntarios se convierten en un modelo positivo para los jóvenes. Juntos trabajan en actividades prácticas en las que deben aprender a conocerse a sí mismos, detectar sus puntos fuertes, escuchar, compartir y a comunicarse con los demás.

“Los voluntarios no somos sus padres, ni sus hermanos, ni sus profesores, de quienes estos alumnos reciben tanta información y exigencias. Los alumnos nos ven como gente del mundo real, desinteresada, que está ahí para ayudarles en su desarrollo y ofrecerles una visión de lo que van a experimentar en poco tiempo, percibiendo su interés e implicación desde el primer minuto. Esta juventud viene con las pilas cargadas y pisando fuerte para mejorar el mundo”.

Gracias a Daniel, a todos los voluntarios de Pelayo y a su fundación por colaborar con Junior Achievement un curso escolar más.

“Pensé en mi etapa escolar y en lo mucho que me hubiera ayudado entonces un programa de este tipo”

Especial semana del voluntariado Junior Achievement

Natalia Ortega, experta en RRHH en Accenture y voluntaria de Junior Achievement

FOTO NATALIA ORTEGA - ACCENTURE

La Fundación Accenture colabora con Junior Achievement desde el año 2006 con el objetivo de ayudar a los jóvenes en su formación y empleabilidad.

El trabajo que los voluntarios de Accenture realizan es fundamental, compartiendo con los alumnos su valiosa experiencia y acercándoles al mundo laboral. Natalia Ortega ha impartido el programa “Habilidades para el Éxito” en el instituto Margarita Salas de Majadahonda. Esto es lo que nos ha contado.

JA: ¿Qué te impulsó a colaborar como voluntaria en el programa de “Habilidades para el Éxito”?

N: Cuando conocí el detalle del programa y vi la oportunidad que se brinda a los adolescentes de enseñarles  herramientas que  te  pueden ayudar para tus futuros estudios,  a tener  más éxito a la hora de buscar un empleo o elegir  una  carrera profesional,  no  pude  más  que  volver  a mi  etapa  escolar  y  pensar  en  lo  mucho  que me  hubiera ayudado  entonces  un programa  de  este  tipo. Este fue el  impulso  para  participar en  este  programa.

JA: Como profesional de los Recursos Humanos, ¿consideras que es necesario formar a los jóvenes desde edades tempranas en este tipo de habilidades?; ¿Crees que podría ayudarles de cara a encontrar un empleo en el futuro?

N: Sin duda, hay que fomentar iniciativas y programas de este tipo, procurar que se cree una cultura emprendedora desde los más jóvenes, para que aprendan a desarrollar capacidades de responsabilidad y cambio, y de esta manera puedan reaccionar con mayor apertura y flexibilidad. Al mejorar estas habilidades un joven puede desarrollar su vida social, mejorar en sus estudios postsecundarios, tener más éxito encontrando un empleo y en el desempeño de cualquier actividad profesional de cara a futuro.

JA: Muchos empleados no se apuntan a este voluntariado por el miedo al compromiso que supone. ¿Crees que merece la pena hacer este esfuerzo e ir al colegio a compartir las 7 sesiones con los jóvenes? ¿Te ha parecido un voluntariado difícil?

N: Ponerte delante de una clase de adolescentes ya es un reto. En un primer momento puede imponer, dado que es  algo  a  lo  que no estamos  acostumbrados,  pero  rápidamente  te das cuenta  de todo lo que te aporta. Los jóvenes te  dan otra  visión de las cosas muy  enriquecedora.   No considero que impartir este programa sea difícil, es más, animo a todo el mundo   a que participe  en  él.

JA: Y ya para terminar… ¿Podrías resumir esta experiencia en una palabra?

N: Si me permitís utilizar el término en inglés, sería “Amazing” (maravilloso & asombroso). Creo que es la mejor definición en todo su contexto.

¡Muchas gracias a Natalia y a todos los voluntarios de Accenture que este año han colaborado con Junior Achievement!